Restaurantes de moda Madrid 2018

¿Ya conoces los restaurantes de moda Madrid 2018? La cocina de la capital está en constante evolución y si te despistas podrías estar perdiéndote tu nuevo restaurante favorito.

Los restaurantes de siempre están muy bien porque sabes que aciertas seguro, pero de vez en cuando hay que salir de la zona de confort y probar restaurantes nuevos. Mi objetivo para este año es probar al menos un restaurante nuevo en Madrid cada mes. A medida que los vaya probando actualizaré este post. Así sabrás qué restaurantes de moda de Madrid vale la pena visitar.

Restaurantes de moda Madrid 2018

– ENERO: Oribu Gastrobar

restaurantes de moda madrid 2018 Oribu Gastrobar Presa Iberica con puré de boniato y jengibre en Oribu Gastrobar

Este restaurante japonés moderno del centro de Madrid cocina bajo el lema “When East Meets West” (cuando Oriente choca con Occidente) y lo hacen con gran acierto. Es cada vez más frecuente que los chefs españoles incorporen a sus platos ingredientes asiáticos, sin embargo, en este restaurantes es al revés: un chef asiático presenta elaboraciones típicas japonesas con ingredientes españoles como camarones, chipirones, presa ibérica,  rabo de toro, pollo de corral, etc. De hecho la palabra japonesa “Oribu” hace referencia a un producto muy español: la oliva.

Entre los platos más destacados de la carta se encuentran el huevo roto “Tierra y Mar” de sashimi de atún rojo marinado, nieve de foie y patata salardaise (16,90€); la “HamburgerBao” de rabo de toro, cebolla caramelizada y porto de teriyaki casero (7€); el lomo de atún rojo Goma-Ae, envuelto en sésamo, cebolla caramelizada
al chai y tsukemono (19€); y la presa ibérica al carbón de Robata, miso dulce y chimichurri sureño (22,90€). Además, ofrece una carta de sakes fríos y calientes muy interesante.

¿Por qué ir? Tiene una relación calidad-precio bastante buena y elaboraciones originales. 
¿Por qué no ir? 
Nos faltan los motivos.

Precio: Dos personas comen por 70€ (incl. bebidas). // Nuestro veredicto: 8 / 10
Dirección: 
C/ Barquillo, 10 – Metro: Banco de España
Puedes ver la carta y/o reservar mesa en Oribu Gastrobar en este enlace.

– FEBRERO: Shalakabula

opiniones shalakabula restaurante madrid Makis de steak tartar con salsa de anguilas y fideos indonesios en Shalakabula

Este restaurante fusiona la cocina asiática con la peruana y la española más tradicional. Su chef es, después de David Muñoz, posiblemente uno de chefs los más atrevidos que conozco a la hora de combinar ingredientes. Si quieres probar un restaurante de fusión realmente original en un ambiente agradable y con un personal excepcional, éste merece una oportunidad.

En la interesantísima carta de Shalakabula destacan las Croquetas de pringá acompañadas de humus y paté de tuétano y pacharán (9,90€); el Tiradito de pez mantequilla y salsa foie y salsa Tsuyu (14,90€); el Pulpo a la llama caramelizado con salsa coreana, causa limeña y salteado asiático (17,90€); su Steak tartar con salsa de kimchi y fideos crujientes (23,90€), por citar solo algunos. Y, no olvides dejar hueco para el postre porque el brownie de Gianduja, té matcha, helado de sésamo negro y palomitas caramelizadas (7,90€) ¡es un must!

Además, de casi todos sus platos puedes pedir 1/2 ración, por lo que puedes probar muchos más platos con el mismo presupuesto. ¡Un detalle que les honra mucho!

¿Por qué ir? Sus combinaciones son tan originales y rebuscadas que podrías pedir cualquier plato a ciegas y siempre acertarías.
¿Por qué no ir? Es una tontería, pero fastidia que tras una experiencia perfecta, te bajen de la nube cobrándote el cubierto y el pan.

Precio: Dos personas comen por 70€ (incl. bebidas). // Nuestro veredicto: 9 / 10
Dirección: 
 Calle de Don Ramón de la Cruz, 72 – Metro: Manuel Becerra
Puedes ver la carta y/o reservar mesa en Shalakabula en este enlace.

– MARZO: Canalla Bistro

opiniones restaurante canalla platea madrid

Vistas de Platea desde Canalla Bistró

Restaurante del chef Ricard Camarena, que tiene en su haber una estrella Michelín y que mezcla cocina de vanguardia con toques asiáticos. Además, se encuentra en Platea, el espacio gastronómico más grande de Europa.  En concreto, se ubica en la primera planta en una ubicación privilegiada con vistas al escenario en el que hay actuaciones musicales cada noche. Sin duda, una elección perfecta para una cena de romántica o celebración.

Probablemente todos los platos de la carta de Canalla Bistro estén de escándalo. Sin embargo, nuestros imprescindibles son los siguientes: el Canelón de aguacate con bonito marinado y pico de gallo (22€), el Tiradito de presa ibérica con quinoa frita y boniato picante (21€); la Ensaladilla de confit de pato con col asada, salsa hoisín y manzana verde (9,80€); el Egg roll de panceta Pekín y setas chinas con mayonesa Siracha (15,20€) y el Pan indio de lomo adobado con yogur al curry (13,90€).
Quizá te pueda parecer excesivo pagar 14€ por sus postres. Sin embargo, no te dejes llevar por el factor económico y prueba, al menos, uno, ya que son alucinantes (también de tamaño), así que deja hueco para probar el Tipsy cake (brioche empapado y caramelizado con biscuit glacé de leche merengada); los cilindros de mango y coco con crema de curry dulce; el corte helado de Ferrero Rocher; o su famoso trampantojo de plátano helado.

Además, el equipo humano de Canalla Bistro es, sin duda, uno de los más destacables de la cuidad.

¿Por qué ir? Se trata de uno de los ambientes más espectaculares de Madrid.
¿Por qué no ir? No es un sitio para el día a día, sino para ocasiones muy especiales.

Precio: Dos personas comen por 85€ (incl. bebidas). // Nuestro veredicto: 9,5 / 10
Dirección: 
Platea (Calle de Goya, 5-7) – Metro: Colón
Puedes ver la carta y/o reservar mesa en Canalla Bistro en este enlace.

– ABRIL: Hattori Hanzo

opiniones hattori hanzo restaurante madridVieira curada en alga kombu con holandesa de mentaiko en Hattori Hanzo

Restaurante japonés de alta gama que en una corta carta resume toda la riqueza culinaria de un país, a excepción del sushi (sí, cada vez hay más restaurantes japoneses en Madrid que no sirven sushi). Su filosofía sigue la idea del izakaya (taberna japonesa), aunque con raciones ciertamente pequeñas y de precio medio-alto, no faltas de originalidad. Se diferencia de otros restaurantes descritos anteriormente en que éste es 100% japonés, sin fusión, lo que le da un cierto aire de autenticidad.

Para que no se suba demasiado de precio el tructo está en pedir varios de sus llamativos entrantes como la Gyoza de invierno hechas de shitake con puré de chirivías y trufa negra acompañados de raíz de loto crujiente (8,90€); el Paseo por Hokkaido, que consiste en dos tostadas crujientes de tapioca con láminas de ventresca de atún rojo toro, chutney de mango y nieve agria de licopeno (9,80€); el Kobujme Hotate, que consiste en dos vieiras curadas en alga kombu con salsa holandesa de huevas de abadejo y tsukudani de kombu  (15,00€); o el Tartar de chu-toro de atún rojo con aguacate, emulsión de calabaza, fruta de la pasión y aceite de shiso (17,00€) y combinarlo con su suculento Black Ramen de cerdo a base de aceite negro de ajos, tallarines alcalinos, huevos ajitsuke y cerdo tierno a baja temperatura (14,80€), aunque el Wagyú confitado a baja temperatura y terminado en barbacoa japonesa en mesa acompañada de papillote de vegetales de temporada y salsa (23,00€) es muy espectacular y merece mucho la pena.

Su carta de postres es algo más pobre (casi toda a base combinaciones con helados) por lo que, para probar dulces japoneses es mejor acercarse a la hora de la merienda donde el local se transforma en salón de té japonés conocido como Panda Patisserie. No obstante, se salva el Fuji, que es una mezcla de chocolate negro, té verde matcha, gianduja de avellana, frutos rojos y helado de mango (8,00€).

¿Por qué ir? No encontrarás otro sitio en Madrid en el que tomar sus originales limonadas de yuzo o sakura.
¿Por qué no ir? A no ser que pidas el ramen se te subirá bastante de precio y/o te quedarás con hambre.

Precio: Dos personas comen por 80€ (incl. bebidas). // Nuestro veredicto: 7,5 / 10
Dirección: 
Calle Mesonero Romanos, 17 – Metro: Callao / Gran Vía
Puedes ver la carta y/o reservar mesa en Hattori Hanzo en este enlace.

– MAYO: BOCABOCA

restaurantes de moda madrid 2018 boca boca Las famosas croquetas líquidas sin harina de BOCABOCA

Este restaurante de reciente apertura está dando que hablar por sus ya famosas croquetas líquidas sin harina (tienen dos variedades: de jamón y de chocolate). Y aunque las croquetas son deliciosas, en nuestra visita descubrimos que la carta de Bocaboca esconde platos que nos dejaron más maravillados todavía: Rosbeef poco hecho de vaca vieja madurada 40 dias con setas chinas y edamame (13€); Salmon semi marinado en remolacha, gel de soja, emulsion de wasabi y furikake (16€); Huevo poche empanado, morcilla de cebolla, parmentier trufada y cherry asado (10€); la Ensalada de pato curado casero en cesta kataifi, hinojo, nueces pecanas y queso de cabra (13€), por mencionar solo algunos de ellos.

Además, no solo nos gustaría destacar la originalidad de los platos, sino también la perfección con la que estaban cocinados. Por ejemplo, la Pluma iberica con romescu de piquillos confitados y tubérculos (21€) estaba al punto exacto que les pedimos. Y como todo lo que empieza así de bien, no podía acabar de otra forma que con un postre excelente, no puedes irte sin probar su sublime tarta árabecon crema inglesa de choco/coco (6,50€) o su particular cheesecakede mini babybel con helado de caramelo salado (6,50€).

El servicio del local es exquisito, hasta el punto de cuidar el más mínimo detalle: comentamos que compartiríamos los platos y directamente nos los sirvieron repartidos en dos platos.

¿Por qué ir? Porque además de todo lo mencionado también tiene terraza.
¿Por qué no ir? Porque lo querrás pedir todo.

Precio: Dos personas comen por 75€ (incl. bebidas). // Nuestro veredicto: 9 / 10
Dirección: 
Calle Félix Boix, 8 – Metro: Plaza de Castilla
Puedes ver la carta y/o reservar mesa en BOCABOCA en este enlace.

– JUNIO: Raro Rare

restaurantes de moda madrid 2018 raro rare

Tartar de atún con kimchi de Raro Rare

Este restaurante del barrio de Malasaña responde a una de las modas gastronómicas actuales: el concepto de cocina en crudo (raw food), de ahí su nombre. Con ese precedente, tratándose además de los dueños del Bar Galleta y sabiendo que somos grandes fans del sushi, ceviche, tartar, tiradito, tataki, poke bowl, carpaccio y otras elaboraciones en crudo, teníamos grandes expectativas.

No obstante, aunque los platos son exquisitos y sus elaboraciones muy cuidadas son extremadamente minimalistas (entendible, por otro lado, puesto que para elaboraciones en crudo se precisan ingredientes de una calidad muy alta), todo lo contrario que en Bar Galleta, donde sus raciones no sólo nos sorprendieron por su sabor, sino también por su inusual tamaño. Por eso, han completado su carta con platos que no siguen la filosofía de cocina cruda para completar la carta como su famosa tortilla de patata con chipirones en su tinta (12,50€) y muchos platos más.

Quizá los platos que mejor definen a este restaurante son los que en la carta se definen como “japo mix” como es el caso del Tiradito de salmón con gelatina de ponzu a la leche de tigre de jalapeños (14,50€), el Tataki de dorada ahumada con salsa ponzu al yuzu (15,50€), el Tartar de atún Balfego con kimchi, kizami wasabi, huevo de codorniz y pico de gallo (ver foto; 16,50€) o el Usuzukurumi de dorada con crema de ricota trufrada, sofrito de hinojo y espárrago (15,50€).

Como crítica destacaría que repasando su carta más de la mitad de los platos no siguen la cocina raw. Sinceramente prefiero los restaurantes que se especializan en una tendencia en concreto aunque solamente ofrezcan unos pocos platos (véase la Hummuseria o la Falafeleria), aunque soy consciente de que en España hay aún mucha gente con prejuicios hacia los alimentos crudos.

¿Por qué ir? Su ecléctico local bien podría ser un museo y merece una visita por sí solo.
¿Por qué no ir? Es un restaurante recomendable para un picoteo, si vas con hambre mejor prueba el Bar Galleta.

Precio: Dos personas comen por 75€ (incl. bebidas). // Nuestro veredicto: 7 / 10
Dirección: 
Calle Barceló, 5 – Metro: Tribunal
Puedes ver la carta y/o reservar mesa en Raro Rare en este enlace.

– JULIO: StreetXO

restaurantes de moda madrid 2018 streetxo

Entrada de StreetXO en Madrid

A pesar de que la versión “low cost” de David Muñoz ya lleva algún tiempo en la capital, sigue siendo uno de los restaurantes de moda de Madrid (a juzgar por las colas que se forman).

Si no te importa hacer cola (no aceptan reservas) y siempre te ha llamado la atención la cocina de Daviz, el verano es un momento idóneo para comer o cenar en la terraza ubicada en la 7ª planta de El Corte Inglés de Serrano y que ofrece increíbles vistas de Madrid. En concreto, se recomienda ir entre semana y hacer cola con aproximadamente una hora de antelación.

La experiencia gastronómica de StreetXO es aceptable, aunque tampoco nos pareció nada del otro mundo. Con el bombo que se da su chef esperábamos una explosión de sabores más radicales (en ese aspecto nos gustaron más Shalakabula o Canalla Bistro), algo que no hubiéramos probado antes. Suponemos que eso quedará guardado para las visitas a DiverXO.

Sin embargo, eso no quiere decir para nada que comiéramos mal, todo lo contrario: pedimos 4 platos para compartir, entre ellos, uno de los clásicos de StreetXO, el neem vietnamitacrujiente relleno de pato con gambas semi-cocidas por encima (4 bocados por 20€), las zamburiñas ahumadas con mantequilla echare, kimchee, cremoso de coco y salsa XO (3 unidades por 12,50€), el pollo de corral tikka massala con naan de queso (18€) y su bao “sándwich club” de cerdo a baja temperatura con ricota, huevo frito de codorniz y shichimi-togarashi (2 piezas por 13€), probablemente uno de los mejores de la cuidad y a un precio equilibrado. De hecho, en general los precios nos parecieron más asequibles de lo que esperábamos. Por eso, seguramente no tardaremos en volver para probar otros platos que nos llamaron la atención como las croquetas “La Pedroche” con kimchi coreano, leche de oveja, toro de atún, salsa XO y té Lapsang Souchong; la lasaña koreana de wonton, vaca vieja gallega con shitakes y tomates escabechados picantes; o el civet blanco de jabalí con noodles.

Nos extrañó mucho el hecho de que no sirvieran postres en Streetxo, aunque su extensa carta de cócteles lo compensa. La coctelería es muy original y con una buena relación calidad-precio. Si aún así te quedas con ganas de postre, puedes tomarte un helado gourmet en Rocambolesc, la heladería de los hermanos Roca que se encuentra justo enfrente.

¿Por qué ir? Porque hasta que no pruebes la cocina de David Muñoz no puedes juzgarla.
¿Por qué no ir? Porque por el mismo precio puedes comer igual de bien en otros restaurantes sin tener que hacer cola.

Precio: 2 personas comen por 75€ (sin postre) / Nuestro veredicto: 7,5 / 10
Dirección: Calle de Serrano, 52 – Metro: Serrano
Actualmente la página web  de StreetXO está en construcción por lo que no puedes ver la carta online. StreetXO tampoco acepta reservas.

– AGOSTO: Juan Raro

critica juan raro precio restaurante

Restaurante Juan Raro en Lavapiés

Este mes nos apetecía cenar en terraza y la carta de Juan Raro, que no es extensa, pero sí guarda cierta originalidad, nos llamaba la atención desde hace tiempo. No obstante, fue imposible comer afuera un sábado por la noche, ya no reservan mesas de la terraza y había lista de espera.

Aunque no cuenta con una carta de cócteles como tal, la coctelería nos pareció muy acertada: tomamos un Jim Collins y una margarita de vodka. Ambos estaban muy bien mezclados y con una relación calidad-precio bastante razonable (7€).

Para empezar nos llamó la atención la “lasaña crujiente de verduras confitadas” (10€), aunque finalmente decidimos pedir los “pulpitos asados con cremoso de patata y torreznos” (11€), una reinvención del pulpo a la gallega muy acertada. De segundo compartimos el “hot dog de butifarra y romescu” (7€) y el “lingote de pez espada con patatas raras” (una especie de pez espada semi-crudo acompañado de milhojas de patata con topping de tres salsas; 14€). Por lo que observamos, su punto fuerte está en las “cocciones” de pescado, ya que tanto el “atún con sandía encurtida” (estilo tataki; 14€) como el “salmón en marinada sobre salmorejo de remolacha asada” (especialmente éste último; 14€) tenían una pinta espectacular en la mesa de al lado, sin menospreciar nuestro pez espada.

Como punto fuerte cabe añadir que Juan Raro cuenta con una amplia variedad de opciones veganas en su carta. CONSEJO: la carta actual no coincide exactamente con los platos que aparecen en la página web del restaurante.

En el postre teníamos clarísima nuestra elección: queríamos probar la “torrija de arroz con leche” (6€) a toda costa. Sin embargo, nos sirvieron una especie de bizcocho (probablemente elaborado a base de harina de arroz) de agradable sabor, aunque ligeramente seco para ser una torrija, acompañado de helado de mandarina que no cumplió del todo nuestras expectativas. Quizá si volvemos pidamos el “tiramisú raro”, una especie de batido de mascarpone con helado de café bastante apetecible.

Comimos muy bien a un precio asequible. Sin embargo, hay que tener en cuenta que se trata de un local ruidoso (tipo taberna) en el que las mesas están casi pegadas a las de al lado y comparten espacio con la barra (al parecer también tienen otro salón de comidas en el interior que podría ser más silencioso, pero no nos ofrecieron esa opción).

¿Por qué ir? Ofrece platos originales sin florituras para comer bien y a buen precio.
¿Por qué no ir? No es un local recomendable para una cita o para una conversación agradable en pareja. Es más apropiado para ir con amigos mientras tomas unas cañas.

Precio: 2 personas comen por 45€ / Nuestro veredicto: 7 / 10
Dirección: Calle Miguel Servet, 7 – Metro: Lavapiés / Embajadores

Puedes ver la carta (no actualizada) y/o reservar mesa en Juan Raro en este enlace.

– SEPTIEMBRE: Zielou

restaurante zielou madrid opiniones

The Moon: uno de los postres estrella de Zielou

Aprovechando el buen tiempo, en septiembre decidimos probar Zielou, una de las terrazas de moda en Madrid. Se trata de un restaurante ubicado en la azotea de la Estación de Chamartín, aunque por su ubicación no ofrece grandes vistas (a lo sumo se ven las 4 torres en uno de los lados). No obstante, tienes la posibilidad de comer y cenar al aire libre en un ambiente agradable y moderno.

Zielou ofrece una cocina moderna internacional en la que, sin embargo, predominan los sabores españoles y europeos. Su highlight es, sin duda alguna, el plato con el que abren la carta: “Arizona Baby (Micuit de foie al estilo Arizona con nubes y pan de especias; 17€)”, un plato bastante suculento para ser un entrante en el que te sirven cuatros pinchos de nubes (marshmallows), 8 rebanadas de pan de especias y 4 trozos generosos de foie micuit acompañados de gelatina de limón y un recipiente con una pequeña hoguera en la que derretir las nubes. ¡Un plato alucinante que justifica por sí solo la visita a Zielou!

El resto de los platos que pedimos fueron menos sorprendentes, aunque estaban todos deliciosos: “Cachetes gallegos (Pulpo a la brasa con crema de cachelo, emulsión de pimentón de la Vera y espuma de pomelo; 19€)”, “Cua-Cua (Magret de pato al horno con especias y hierbas del campo; 16€)” y los “No seas ñoqui (Ñoquis de patata, tocino y pesto con tomate seco; 12€)”. Los que me conocen saben que el pato es una de mis mayores debilidades carnívoras y, por tanto, soy muy exigente con este plato. No obstante, debo decir que el magret de Zielou es uno de los mejores que he probado, tanto en sabor como textura.

Para la próxima vez tuvimos que dejar los platos “A la gallineta ciega (Crema de trufa de invierno con yema guineana; 12€)”, “Hummus erectus (Hummus cítrico con verduras en diferentes texturas; 11€)”, “La Famiglia (Burrata de Puglia con pimientos dulces, aceitunas liofilizadas y sésamo caramelizado; 13€).

Y, por supuesto, no podíamos irnos sin probar alguno de sus famosos postres. Pedimos “The Moon (esfera de chocolate blanco que esconde en su interior una variedad de postres: tocino de cielo, cookie de chocolate, panna cotta y helado; 6€). No obstante nos costó decidirnos porque también nos llamaron la atención su Eclosión (brownie de chocolate fundido con algodón de azúcar; 8€), la pannacotta con mandarina nitro (6€), el tiramisú de verano (8€) o su particular versión de la tarta de zanahoria (7€). También destacar la calidad de sus cócteles que, a pesar de costar 10€, son muy grandes y conseguidos.

ADVERTENCIA: Los domingos Zielou se convierte en discoteca de día y, aunque siguen ofreciendo comidas, la música está alta y pagas una entrada solo por acceder al local.

¿Por qué ir? Porque su micuit de foie con nubes y pan de especias es problablmente uno de los bocados más exquisitos de la capital.
¿Por qué no ir? Porque, aunque todos los platos son exquisitos, a la carta le falta un toque de originalidad para estar a la altura de los mejores restaurantes de Madrid.

Precio: 2 personas comen por 80€ (incl. bebidas) / Nuestro veredicto: 8 / 10
Dirección: Estación de Chamartín, 1ª planta – Metro: Chamartín

Puedes ver la carta  y/o reservar mesa en Zielou en este enlace.

– OCTUBRE: FloraFina

restaurante florafina opiniones

Plato estrella en FloraFina: Rissoto de espelta, zanahoria asada, pistachos y germinado de ajo

En Madrid no solo están de moda los restaurantes que ofrecen cocina de fusión o minimalista sobre los que normalmente escribo, sino que también se está imponiendo la cocina de mercado y kilómetro cero como es el caso de FloraFina, un restaurante gourmet para los que se quieren cuidar.

Se trata del restaurante del hotel ICON Embassy en pleno barrio de Serrano. Pero, no por ello es un restaurante caro, de hecho, es bastante asequible. De hecho, en ElTenedor puedes reservar diferentes menús desde 24€ (actualmente con -30% de descuento) válido tanto en comidas como cenas. No incluye bebidas.

En los aperitivos nos costó decidirnos y los acabamos pidiendo todos, gracias al mix variado que inclye todos los dips de la carta (dip de alcachofas, dip de mousse de aguacate, dip de berenjena asada, dip de pesto de kale y dip de pipas de calabaza; 9€) y el variado de 4 croquetas de arroz (croqueta de espinacas y arroz, croqueta de salmón ahumado y arroz, croqueta de puerros con zanahoria y croqueta de setas con esencia de trufa; 7€). De los primeros, nos gustó especialmente el dip de alcachofas y nos parecieron muy originales las croquetas de arroz (sin harina de trigo, sin leche y sin huevo) que, a pesar de no haber sido fritas en aceite tenían una textura muy crujiente.

Después pedimos la ensalada de pasta, brocoli, coliflor y zanahoria en salsa de tomate seco (11€) porque nos llamó la atención la salsa de tomate seco. No obstante, aunque estaba muy bien cocinada (la verdura estaba en el punto exacto de cocción que tenía que estar) tampoco nos pareció nada del otro mundo. De hecho, para un sitio fancy como este esperábamos algo más que las típicas espirales de pasta tricolor; y el rissoto de espelta con zanahoria asada, pistachos y germinado de ajo (11€),  nuestro plato favorito de la carta. El arroz estaba en su punto, caldosito y muy sabroso. Sin duda, nos sorprendió que un plato de arroz sin queso ni trufa pudiera estar tan sabroso. Otros platos que nos tentaron fueron los pueros asados con mantequilla de trufa y migas con hierbas frescas (9€), la tarta tatín de champiñones portobello con coulis de remolacha (10€) y las verduras escaldadas con caldo claro dashi y huevo poché (11€).

Para terminar probamos su torrija de brioche integral con helado de leche de coco (4,50€), que destacaba por tener mucho sabor, a pesar de saber muy poco dulce. En general, algo que nos llamó la atención de FloraFina es que todos los platos tenían un sabor muy natural y sobrio, cocinados sin apenas sal y azúcar.

Finalmente, es importante destacar la carta de bebidas, que también es muy gourmet. De hecho, nos costó decidirnos entre las diferentes limonadas que tienen: limonada de menta (1 litro 7,5€; copa 2,5€); de sandía y albahaca (1 litro 7,5€; copa 2,5€); de agua de rosas y pepino (1 litro 7,5€; copa 2,5€) o earl grey y vino blanco (1 litro 9€). En breve también estrenarán nueva carta de cócteles sanos ideada por Happy Fit Sisters con superalimentos como la kombucha, baobab, açaí, etc. Y, por supuesto, sin azúcar y alcoholes bajos en calorías.

¿Por qué ir? Para salir a cenar sin remordimientos y descubrir platos sanos con mucho sabor a un precio asequible en un ambiente chic y relajado.
¿Por qué no ir? Si no concibes un menú sin carne (el único plato carnívoro de la carta son los fetuccine con aceite de gamba, pollo y dados de tomate; 11€) quizá FloraFina no sea para ti.

Precio: 2 personas comen por 50€ (incl. bebidas) / Nuestro veredicto: 7 / 10
Dirección: Calle Serrano, 46 – Metro: Serrano

Puedes ver la carta  y/o reservar mesa en FloraFina en este enlace.

¡En breve te relato nuestra experiencia de noviembre!

¿Quieres ahorrar en tus visitas a restaurantes o compras de ingredientes y utensilios? Echa un vistazo a la Página de OFERTAS Y CUPONES de este blog haciendo clic aquí.

¿Has probado alguno de estos restaurantes de moda Madrid 2018 o quieres recomentarme el último sitio que has visitado? Déjame un comentario con tu opinión.

Más en http://www.gourmetlikeme.com
Únete a http://facebook.com/gourmetlikeme
Sígueme en http://twitter.com/gourmetlikeme
Mis fotos en http://instagram.com/gourmetlikeme
Mis videos en http://youtube.com/gourmetlikeme

Anuncios

Un pensamiento en “Restaurantes de moda Madrid 2018

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.